Algo que era de esperarse, que se había rumoreado desde hace un tiempo y de lo que se había hecho eco pero no se le había tomado muy en cuenta.

Apple continúa en su hoja de ruta por el siguiente paso más anticipado y predecible, tiene entre sus planes, desarrollar y usar sus propios procesadores en sus computadoras para asi, dejar de depender del ritmo de avance (algo lento en mi opinión) de Intel.

La noticia proviene de Bloomberg y se ha hecho sentir en los mercados, tanto así que Intel tuvo un a caída en sus acciones de alrededor del 9% en la bolsa de valores. El nombre clave con el que se trabaja actualmente en lo mencionado es “Kalamata”, se encuentra en una fase temprana de desarrollo y significará, como sucedió con los procesadores del iPhone y el iPad, un avance significativo y positivo para Apple.

Y es que la cantidad de ingresos que percibe Intel tan sólo de los requerimientos de Apple asciende a 5% de sus ingresos totales, cosa que no se puede tomar a la ligera. Por lo que Intel tiene tiempo aún para investigar cómo llenar ese vacío que supondría perder a Apple.

En la misma nota se menciona que existe otra iniciativa dentro de Apple, con el nombre código “Marzipan”, la cual permitiría correr aplicaciones de iPhone de iPad en el Mac, cosa que bien hace falta desde hace un tiempo y que cerraría una gran brecha entre sus dispositivos.

Apple trabaja de la mano con Intel desde 2006, poco más de una década, en el Macworld de 2006, evento donde Steve Jobs recibió en el escenario a Paul Otellini.